viernes, 22 de junio de 2012

El chocolate, manjar seductor de los dioses

CODIGO 32//SALUD

El Chocolate, es el alimento seductor de los dioses,  el manjar de la seducción que mejora el humor y contagia alegría en las personas. Ha recorrido un largo camino y tiene su interesante historia para contar.

Los primeros documentos que hablan de la vaina del cacao se remontan al año 600, en México, siendo el pueblo maya el primero en disfrutar esta delicia. Tanto era el placer que, para ellos y los aztecas servía como elemento de trueque por considerarse más preciado que el oro; lo llamaban "xocolatl" que significa "agua espumosa".

Cuentan las leyendas que en 1519 el emperador Moctezuma agasajó ritualmente a un perplejo Hernán Cortés con un vaso de esta bebida porque lo creía un Dios viviente. Otros sostienen que fue Cristóbal Colón el primer europeo en saborear "el agua de los dioses" en la costa de la actual Honduras. 

Pero una versión romántica dice que Hernán Cortés envió semillas de cacao a un monasterio de Zaragoza, con las indicaciones para prepararlo y allí habría nacido el primer chocolate europeo. Así, los españoles comenzaron a tomar chocolate como una bebida dilecta, que se volvió aún más preciada cuando le agregaron azúcar. 

Por otro lado, un grupo de monjas que colonizaba a los mismos primeros dueños de este manjar lo perfeccionó con ramas de canela, vainilla y anís. Un siglo después, los españoles abandonarían su exclusividad y el chocolate haría su entrada triunfal en Francia. Al poco tiempo, Europa entera sentía fascinación por este alimento: lo consideraba un medicamento, un reconstituyente y hasta un brebaje con virtudes afrodisíacas. 

En 1755 llegó a Estados Unidos, cuando todavía era una colonia inglesa. El perfeccionamiento llegó cuando lo tocaron las manos de los suizos, el cambio fue radical y se convirtieron en los campeones del chocolate. Su industria pasó de producir 600.000 kilos en 1890 a 17 millones en vísperas de la Primera Guerra Mundial. Hoy el chocolate traspasa las barreras de oriente y occidente y el mundo entero lo disfruta en todas sus formas; yo por ejemplo, ese día me dejaré tentar y perderé la cordura frente a las trufas de El Greco. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Los comentarios de los lectores no deben ser ofensivos a personas e instituciones,de lo contrario nos revervamos elderecho de su publicación o no